Una obra con personalidad propia

“Juan Molino es un hombre de acusada personalidad, un pintor íntegro que se da a la obra con pasión y en cada pincelada se puede observar un pulso seguro, un color adecuado y un remate perfecto de las ideas. El vanguardismo convive en los cuadros de Molino con el clasicismo más puro, de forma que a la vez que se produce la explosión de color, la pintura cobra una inusitada personalidad y cada cuadro hay que analizarlo en profundidad para vivirlo y comprenderlo.

Juan molino es un pintor expresionista que funde figuración y abstracción en la línea más actual de la vanguardia europea y próximo al expresionismo alemán. Sin embargo se puede precisar que su técnica es propia, que hay una indudable personalidad que hemos de calificar de muy importante. Sus personajes transmiten sentimientos de soledad, incomunicación, desesperanza o huída.

Molino, actualmente afincado en Madrid, lleva exponiendo desde hace más de diez años en importantes salas y son numerosos los galardones que ha conseguido a través de su continuada participación. Saludemos con fundada esperanza a este joven artista, que ya se puede calificar de valor real.”

Diario CORDOBA (17- 4-1988)

Comentarios cerrados.