Sentirse viento, árbol, mar…, animal y hombre

“Si tuviese que transmitir la emoción del viento, la generosidad del árbol, la pasión del mar –o por el contrario– la tristeza del aire contaminado, la irreparable ausencia de una especie animal desaparecida, el hambre cruel que padece más de la mitad de la población de este planeta… sólo te diría que no puedo dejar de sentirme íntimamente viento, árbol, mar y cielo, animal y hombre. No sé si me explico, pero si pudiera decirte sin palabras lo que siento, pintaría en el aire –como tú lo haces– un abrazo de pinceladas, el dolor de un paisaje, el espejo del desamor y del desarraigo, el equilibrio truncado de una Naturaleza y una Sociedad heridas de gravedad…, el deseado –y no imposible aún– retorno a la armonía de los hombres con su medio y entre ellos mismos”.

Ángel Dédalo    Marbella-Granada, 1991)

 

Comentarios cerrados.