Intensidad

“En el panorama de la pintura actual, donde no siempre va unida la calidad a la difusión publicitaria que se hace de un pintor, hay pocos casos tan claros de valía artística como la obra de Juan Molino.

Si el valor del arte está precisamente en la trascendencia de la forma, en la expresividad de las líneas, en la densidad significativa de la materia, en la creación de los espacios a trravés del color o la composición…, en suma, en todos aquellos componentes que convierte una mera superficie manchada en un mundo intenso de sensaciones y sentimientos: la obra de Juan Molino es una obra de primera línea.

Una mirada sensible no puede dejar de percibir, bajo la tormenta expresiva de pinceladas vibrantes, el sentimiento de unos personajes que sufren o incuban la soledad, la incomunicación, la desesperanza, la duda, la huída… Y todo ello, dentro de una atmósfera armonizada a pesar de las tensiones formales, de un colorismo analítico casi fauvista. Personajes trazados con manchas ágiles pero expresivas, que vienen a modular el sentimiento interior a través de sus cuerpos. Personajes anónimos en un mundo donde las relaciones de amor y de desamor marcan el sentimiento cotidianamente trágico de la vida.

Se pueden pintar muchas cosas, pero pocas veces hablan tan hondo como en la pintura de Juan Molino: he ahí su valor.

Maruja Serrano (Licenciada en Filosofía pura y Doctora en Estética) Madrid, 1988

Comentarios cerrados.